Teléfonos +52(442) 6-29-19-86 y +52(442) 6-29-19-88

#PigTips Soluciones de gestión para aguas pluviales

junio 17, 2020

#PigTips Soluciones de gestión para aguas pluviales

¡Bienvenido a nuestra serie sobre gestión de aguas pluviales! Esperamos que estos artículos exclusivos de PIG le sean útiles para explicar los conceptos básicos de las regulaciones de aguas pluviales y lo que puede hacer para ayudar a proteger sus desagües pluviales.

Las aguas pluviales son precipitaciones que llegan al suelo en forma de lluvia, granizo, aguanieve y deshielo. En un paisaje natural, el agua de tormenta se absorbe en gran medida en el suelo, donde repone los suministros de agua potable y subterránea, proporciona alimento a plantas y animales y ayuda a mantener ecosistemas saludables.

Desafortunadamente, cuando el agua de lluvia cae sobre superficies impermeables, puede causar problemas para la gestión de las instalaciones, la salud pública y el medio ambiente. A medida que el agua pasa sobre asfalto y concreto, tejados u otras superficies duras, no puede infiltrarse en el suelo y se convierte en escorrentía de aguas pluviales.

¿Por qué es un problema la escorrentía de aguas pluviales?

La escorrentía de aguas pluviales viaja a través de la superficie del suelo recogiendo cualquier cosa y todo lo que encuentra, a menudo transportando contaminantes a los desagües pluviales o estanques de retención más cercanos. Los sistemas de aguas pluviales están diseñados para transportar el agua lo más rápido posible y rara vez conducen a instalaciones de tratamiento de aguas residuales. En cambio, transportan la contaminación directamente a arroyos, ríos, lagos o al océano cercanos.

La escorrentía contaminada puede tener consecuencias negativas significativas en la calidad general de la vía fluvial o cuerpo de agua receptor. Para minimizar el potencial de daños, la EPA, los gobiernos estatales y locales ponen límites a la cantidad de contaminación que puede ingresar al agua receptora. Las empresas que exceden estos límites establecidos pueden enfrentar violaciones de la EPA y las molestias y dolores de cabeza que conllevan. Además de posibles multas, demandas y cierres, su organización podría ganar una reputación negativa a los ojos de los clientes, socios comerciales y otras partes interesadas.

Contaminantes comunes de aguas pluviales

La contaminación de las aguas pluviales es cualquier cosa que es recogida y transportada por la escorrentía de las aguas pluviales que puede ser dañina para los ríos, lagos, arroyos y otros recursos naturales. Algunas de las amenazas más comunes para la calidad del agua son:

  • Aceites, líquidos y combustibles a base de aceite.
  • Sedimento
  • Basura y escombros
  • Metales pesados ​​(es decir, zinc, cobre y plomo)
  • Productos químicos

Cada uno de estos contaminantes presenta un desafío único para manejar. Identificar sus fuentes y los lugares donde se generan es un paso crítico para desarrollar y mantener un Plan de Prevención de la Contaminación de Aguas Pluviales (SWPPP) exitoso.

¿Cuáles son las fuentes de contaminación de aguas pluviales?

Desde plantas industriales y centros de distribución hasta operaciones más pequeñas que pueden o no tener procesos de producción, la mayoría de las instalaciones pueden rastrear su contaminación de aguas pluviales hasta los siguientes culpables:

  • Vehículos y equipos para exteriores: aceite, grasa, combustible, anticongelante, cobre, zinc, hierro.
  • Áreas de recolección de desechos (contenedores de basura y compactadores de basura): basura, aceites, grasas, desechos de alimentos, hierro.
  • Arsenales y depósitos de materias primas: sedimentos y escombros, metales pesados, petróleo y grasa.
  • Superficies exteriores galvanizadas y pintadas (tejados y edificios): zinc, plomo
  • Lavados de equipos de procesamiento y flotas de vehículos.

La contaminación de los vehículos es un desafío para gestionar porque es esencialmente un objetivo en movimiento. No solo sus propios vehículos propagan riesgos potenciales alrededor de sus instalaciones, sino que los camiones de reparto y los visitantes pueden traer contaminantes externos al sitio. Las fugas de los propios vehículos son una amenaza constante, por lo que es importante proteger los desagües en áreas de alto riesgo como muelles de carga, puntos de transferencia de combustible y estacionamientos.

Otras fuentes de contaminación suelen ser estacionarias, como contenedores de basura y áreas de almacenamiento al aire libre, lo que hace que sean más fáciles de localizar en la fuente. Al contener el problema antes de que llegue a un drenaje, puede reducir aún más la posibilidad de que los contaminantes lleguen a un cuerpo de agua.

Incluso cuando no llueve o nieva, los desagües pluviales pueden estar en riesgo de contaminación por fugas y derrames químicos. Lugares como muelles de carga y áreas de almacenamiento de líquidos peligrosos son lugares comunes para tambores caídos, contenedores inclinados y otros derrames accidentales.

Soluciones de gestión de aguas pluviales

Hay un número creciente de soluciones efectivas para gestionar las aguas pluviales. Las soluciones ecológicas como estanques de detención, jardines de lluvia y otras áreas de infiltración con vegetación ofrecen formas ecológicas de tratar y gestionar las aguas pluviales contaminadas.

Otra consideración son los sistemas subterráneos a gran escala que son más caros, pero que brindan capacidades de almacenamiento y tratamiento cuando el espacio sobre el suelo es escaso.

Para presupuestos e instalaciones más pequeños que no tienen la opción de un cambio de infraestructura, existe una amplia gama de productos asequibles diseñados específicamente para la gestión de aguas pluviales. Por ejemplo: las cubiertas de drenaje pueden sellar temporalmente un drenaje; los filtros de drenaje pluvial y los "calcetines" de filtración proporcionan protección pasiva que aún permite que fluya agua limpia; y los kits de derrames absorbentes se pueden almacenar cerca de desagües pluviales para una respuesta rápida a los derrames de emergencia. Estas soluciones a nivel de producto pueden incorporarse a SWPPP como Mejores Prácticas de Gestión (BMP) para ayudarlo a cumplir y superar los requisitos de permisos de descarga de aguas pluviales.